Los 10 verbos que no sabes conjugar

El español es un idioma muy rico en su contenido. Su extenso vocabulario y sus múltiples verbos irregulares hace que para muchos sea una lengua difícil de aprender. Incluso a los hispanoparlantes se nos presentan serias dificultades con esos verbos malditos que provocan frecuentes confusiones.

No estamos cuestionando tus conocimientos en categorías léxicas, pero hay que admitir que no todos pueden ser un gurú del español como Gabriel García Márquez. Si eres de los que confunde el tiempo pretérito del verbo conducir, entonces probablemente tendrás algunos baches con otros verbos de la misma dificultad:

1. Erguir. Hay que caminar erguido para una buena postura en la espalda. ¿Cómo hago? ¿Yo me ergo? No. Lo correcto es ‘yo me yergo’, aunque según el Diccionario de la lengua Española también es correcto decir ‘yo me irgo’.

2. Quizás seas muy persuasivo y se te de bien lo de convencer. Pero, ¿si te ‘convenzo’ de que la primera persona del singular del presente no es ‘convenco’?

3. Asolar, destruir, arrasar. Yo ‘asuelo’ -y no ‘asolo’- en los bufés libres de la ciudad.

4. Decir yo ‘yerro’ puede sonar a que te etiquetes como un metal, sin embargo estás conjugando la primera persona del presente del verbo errar, ¡que todos nos equivocamos!

5. Caber: poder contenerse una cosa dentro de otra. Este es un clásico que casi todos han corregido ya, pero por si acaso… Si tu cabes, yo quepo, o si tu cupiste, yo cabré. Pero luego no intentes ir de erudito, porque es ‘cabía’ y no ‘cupía’.

6. Vencer. Si convenzo, ‘venzo’ de la misma manera.

7. Tañer, tratar superficialmente sobre alguna materia. Olvídate del –aba. Es yo tañía. Y sobre todo, no te equivoques, porque ‘teñir’ es algo completamente diferente.

8. Argüir es sacar en claro algo, deducir como consecuencia natural. Así que arguye sobre el presente de este verbo: yo arguyo, tu arguyes, ellos arguyen, nosotros argüimos, vosotros argüís y ellos arguyen.

9. Descafeinar. Un verbo muy práctico para preguntar cosas como: ¿quieres que te ‘descafeíne’ el café? En realidad lo complicado se encuentra en la longitud de la palabra. Se debería inventar un trabalenguas con este verbo.

10. Embaír. Quizás este es el más fácil de todos, pues carece de muchos tiempos y personas. Yo no puedo embaír y tú tampoco.

 

Por Laura Martinez

Publicado originalmente en esquire.es

La icónica escena de “La Princesa Mononoke” que tardó casi dos años en dibujarse a mano

Las animaciones del Studio Ghibli no son para verse una vez. Sus fanáticos sabrán que se pueden tardar décadas en descubrir ‘Easter eggs’  y todo tipo

Leer Más »

Soñé que era la noche por David Álvarez

El ilustrador mexicano David Álvarez muestra su fascinación por el trabajo en sombras y luces en esta maravillosa serie sobre la noche.   ‘Soñé que

Leer Más »

One disease en una noche espeluznante

El colectivo One disease nos invitó a compartir del mejor de los sonidos locales en su fiesta de halloween. La noche del 1 de noviembre

Leer Más »