La declaración universal de los derechos robot

Por definición, un derecho es el “orden normativo e institucional de la conducta humana en sociedad (…) cuya base son las relaciones sociales que determinan su contenido y carácter en un lugar y momento dado”.

La libertad como derecho es una cierta noción de estabilidad, más que la posibilidad de hacer lo que se quiere es la necesidad de elegir un lugar permanente de bienestar, no solo geográfica, económica o socialmente, sino físicamente; que el cuerpo que ocupamos se encuentre cobijado por la seguridad de lo que se quiere ser.

La vida, por definición, es la “propiedad o cualidad esencial de los animales y las plantas, por la cual evolucionan, se adaptan al medio, se desarrollan y se reproducen”. Es en suma, la posibilidad de considerar la propia permanencia como conveniente, benéfica y la necesidad de que esta continúe en el futuro.

Todos estos aspectos y/o conceptos parten de la premisa humana de definir todo y autodefinirse, el aspecto primordialmente humano de aprehender y aprender el mundo que nos rodea.

Era inevitable que los humanos, en algún momento de nuestra historia, consideráramos necesario el establecimiento de una carta de derechos, una declaración expresa de dichas consideraciones, que a su vez, abogara por la posibilidad de otros de acceder a tal estado.

Igualdad, fraternidad y libertad, los tres pilares de las civilizaciones modernas y sus repúblicas que hicieron posible la abolición de la esclavitud, el derecho al voto femenino, el derecho matrimonial entre parejas del mismo sexo, la declaración del derecho de los animales y tal vez, en un futuro próximo, la declaración universal de los derechos de los robots.

Esto, tal vez en un principio suene descabellado, pero no es ahora una posibilidad exclusiva de la ciencia ficción. Recientemente y durante la muestra de avances significativos en Big Dog, un robot de carga creado por Boston Dynamics, empresa pionera en este campo, se oyeron múltiples voces de rechazo ante una escena de supuesto “maltrato” pues uno de los empleados de la compañía golpeaba a Big Dog para demostrar su estabilidad.

Si bien los robots actualmente desarrollados no cuentan con un sustituto del sistema nervioso central (no sienten dolor o placer) podemos pensar que en un futuro, ya sea por mano humana o por auto-recreación, dicha posibilidad se haga real. Esto haría replantear sustancialmente y como ha ocurrido en el pasado, la definición de sujeto de derechos; a quien o que podemos otorgarle una posición de libertad, sensación emocional y responsabilidad en nuestra sociedad.

Algunas personas ya consideran a los robots como parte esencial de sus vidas otorgándoles una cierta autonomía. La popularidad de las mascotas robots en Japón, donde a pesar de que la producción ha mermado y muchos de los fabricantes han abandonado sus proyectos, existen vastas redes de hospitales de repuestos y reparaciones. Lo que para muchos es un objeto para otros se transforma en alguien a quien dar cuidado y cariño.

Por otra parte, el desarrollo de una nueva y mejor inteligencia artificial ha dado ya sus frutos; en 2014 y por primera vez, un robot ha superado el test de Turing (prueba desarrollada para verificar la existencia de inteligencia en una máquina). Eugene Goostman ha logrado convencer a una tercera parte del jurado calificador de que es un niño ucraniano de 13 años y no un sistema de IA programado por una asociación de científicos rusos.

Hemos llegado al punto donde la declaración de derechos se ha hecho explícita en algunos sitios web y se aboga por una militancia robot que les otorgue la posibilidad de autodefinirse, auto-determinarse y ser parte activa y productiva de nuestra futura sociedad.

La mayoría se basa en las tres leyes básicas de la robótica dadas por el popular escritor de ciencia ficción Isaac Asimov: “un robot no hará daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño”. ”Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la primera ley”. “Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la primera o segunda ley”.

Tales derechos consignan la primera fase para el funcionamiento de una sociedad diversa no solo respecto a raza, género, orientación sexual o religión; es el desarrollo y respeto por todos los tipos de inteligencia.

Recientemente se ha dado a conocer un estudio de la Universidad de Warwick que considera ha descubierto que no solo los humanos tenemos conciencia sobre sí mismos y tomamos decisiones a futuro pensando en nuestro bienestar, sino que la mayoría de animales lo hacen también; el artículo considera incluso que los robots basados en este estándar también cuentan con una conciencia.

Es fácil pensar que tales afirmaciones son solo declaraciones absurdas y no un problema real a futuro; hace 300 años era irrisorio creer que el Negro tenía alma o la mujer la misma capacidad intelectual de un hombre. Las sociedades humanas aprenden eventualmente que los establecimientos políticos y sociales son entidades cambiantes y vivas.

Para finalizar dejo aquí consignados lo que para sindicatorobot.org, espacio dedicado al tema, considera deben ser los primeros diez derechos:

  • Un robot debe poder sentir.
  • Un robot debe estar registrado como tal y saber quiénes son sus programadores
  • Un robot no debe ser discriminado por su condición o capacidad.
  • Un robot no debe influir sobre la muerte de cualquier humano.
  • Un robot podrá poseer dinero.
  • Un robot debería pagar impuestos por su retribución económica.
  • Un robot puede poseer bienes.
  • Un humano deberá registrar un bot si ha sido programado con capacidad de decisión.
  • Un robot deberá ser de un humano siempre y cuando no tenga capacidad de decisión.
  • Un humano no debe influir sobre la vida de un robot. Debe ser juzgado.


Por Andrés Aldana.

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s