Charles Baudelaire: A la que es demasiado alegre

Tu cabeza, tu gesto, tu aire
Como un bello paisaje, son bellos;
Juguetea en tu cara la risa
Cual fresco viento en claro cielo.

El triste paseante al que rozas
Se deslumbra por la lozanía
Que brota como un resplandor
De tus espaldas y tus brazos.
El restallante colorido
De que salpicas tus tocados
Hace pensar a los poetas
En un vivo ballet de flores.
Tus locos trajes son emblema
De tu espíritu abigarrado;
Loca que me has enloquecido,
Tanto como te odio te amo.
Frecuentemente en el jardín
Por donde arrastro mi atonía,
Como una ironía he sentido
Que el sol desgarraba mi pecho;
Y el verdor y la primavera
Tanto hirieron mi corazón,
Que castigué sobre una flor
La osadía de la Naturaleza.
Así, yo quisiera una noche,
Cuando la hora del placer llega,
Trepar sin ruido, como un cobarde,
A los tesoros que te adornan,
A fin de castigar tu carne,
De magullar tu seno absuelto
Y abrir a tu atónito flanco
Una larga y profunda herida.
Y, ¡vertiginosa dulzura!
A través de esos nuevos labios,
Más deslumbrantes y más bellos,
Mi veneno inocularte, hermana.

La icónica escena de “La Princesa Mononoke” que tardó casi dos años en dibujarse a mano

Las animaciones del Studio Ghibli no son para verse una vez. Sus fanáticos sabrán que se pueden tardar décadas en descubrir ‘Easter eggs’  y todo tipo

Leer Más »

Soñé que era la noche por David Álvarez

El ilustrador mexicano David Álvarez muestra su fascinación por el trabajo en sombras y luces en esta maravillosa serie sobre la noche.   ‘Soñé que

Leer Más »

One disease en una noche espeluznante

El colectivo One disease nos invitó a compartir del mejor de los sonidos locales en su fiesta de halloween. La noche del 1 de noviembre

Leer Más »