La Menesunda según Marta Minujín

La Argentina de 1965, a portas de una dictadura militar, nunca imaginó encontrarse ante expresión artística más provocadora e incómoda que la Menesunda; una mezcla o confusión (Significado del término en lunfardo*) que resonó en los círculos artísticos de la época dada su condición incitadora y su búsqueda constante de la excitación del espectador a través de una serie de espacios familiares pero desconocidos como representaciones de los tabúes y estereotipos de una sociedad que se debatía entre los movimientos contraculturales de la época y el eterno conservadurismo latinoamericano.

Se puede leer en su explicación curatorial “La Menesunda era, decididamente, una provocación; su objetivo, sacar a la gente del estupor de la vida cotidiana y obligarla a enfrentarse a esa cotidianeidad representada por objetos en extremo familiares, para abrir nuevas lecturas”.

La obra se dio a conocer como una exposición descabellada e incluso tonta realizada por locos, sinvergüenzas y que resultaba enervante o lamentable para el arte, todos estos términos utilizados por la prensa de la época. “sentimos que nos han tomado el pelo descaradamente” rezaba uno de los artículos que criticaba, nada halagadoramente, lo que es hoy en día conocido como un hito de la instalación argentina.

Y es en definitiva un recorrido incómodo y ‘transgresor’ si se piensa en el contexto en el cual se desarrolló; encontramos una habitación con una pareja semi-desnuda que resulta una irrupción en la intimidad, no solo del espectador en el espacio sino del ambiente con la concepción sacra del cuarto y los amantes. El trayecto nos lleva a través del Cerebro (estereotípico) de una mujer hacía una suerte de intestinos sonoramente ambientados, una cloaca en relieve, (¿Tal vez cuestionando la relación entre lo interior, la vergüenza y las excrecencias?). Un refrigerador y lo que parece ser un caleidoscopio en tamaño natural; situaciones aparentemente inconexas que guardan una relación en la incomodidad, la claustrofobia.

Según  la propia MinujínLa Menesunda fue un hecho histórico. Miles de personas fueron en aquel momento, revolucionó todo Buenos Aires. Era un recorrido a través de situaciones que buscaban sorprender y sensibilizar al espectador para ser participante”. La Menesunda creada originalmente con la colaboración de los artistas Pablo Suárez, David Lamelas, Rodolfo Prayón, Floreal Amor y Leopoldo Maleres en suma, una experiencia que no sólo nos lleva a cuestionar el valor estético y perdurable del arte sino la validez a-crónica de sus discursos.

La menesunda según Marta Minujín estará abierta al público en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires  hasta el 22 de mayo próximo.

Por Andrés Aldana.
Fotografías cortesía de On Comunicación Visual

—————————

*Lunfardo: Dialecto popular de Argentina y Uruguay.

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s