MODESTA: Un nuevo capítulo de la electrónica bogotana

En los últimos años Bogotá ha atravesado por grandes ciclos de cambio. Hasta cierto punto, podría decirse que nuestra camaleónica ciudad está siempre a merced de las circunstancias. Esas mismas circunstancias las propiciamos nosotros, al ser agentes activos de la vida capitalina y de todo lo que esta tiene para ofrecer a diario. Es por eso que, algunas veces y con mucha suerte, logramos coordinar esfuerzos, generar momentos y reunir personas que comparten el gusto por lo nuevo, y en cierto nivel, lo desconocido, para lograr disfrutar de todo aquello que nos apasiona.

Eso fue lo que vivimos la pasada noche del viernes 4 de marzo. El nuevo nightclub (+57) al norte de la ciudad abrió sus puertas a todos los amantes de la música electrónica durante su tercera semana de reciente funcionamiento para mostrar dentro de sus instalaciones el primer showcase del colectivo de artistas independientes MODESTA. Uno de los más grandes acontecimientos en el ámbito musical de la ciudad en los últimos meses.

Desde finales del año pasado, un gran equipo de amantes del arte y la música han logrado construir un colectivo artístico, en el cual, a través de fiestas itinerantes, se ha formado una nueva alternativa dentro de las noches bogotanas, donde se reúne lo nuevo y lo mejor en materia de música electrónica de nuestra ciudad. Así es como en esta oportunidad, en el marco del auge de la apertura de un nuevo espacio para la música en la capital de Colombia, se dio el inicio a un nuevo capítulo para la escena de la música electrónica independiente, un show cargado del mejor techno traído a nosotros por una comunidad emergente de DJs y productores que no le temen a dar su aporte al vasto y agitado mundo nocturno de esta ciudad.

En orden de salida, comenzamos con los encargados de abrir la noche. El dúo Fly District, conformado por Daniel Jiménez y Felipe Gallo quienes en su propuesta musical, experimentan con sonoridades que incluyen estilos como el minimal, el deep techno y el dub. Participantes en su propio colectivo musical Pleasure in Mind Records  y residentes previos del recientemente desaparecido club Radio Berlín en el centro de Bogotá, éste par de chicos nos ofrecieron un set lleno de elegancia y ritmo, en donde estructural y melódicamente se  propició una ambiente sobrio pero sensual, con una narrativa musical perfectamente construida.

Fue esta la atmósfera en la que el siguiente acto encargado de conducir la pista de baile recibió al público ansioso por continuar la travesía nocturna; Le Vrokn Conde, conformado por Mateo Gómez Ossa y Juan Sebastián Silva, tan sólo dos de la gran cantidad de mentes brillantes en materia de música techno actualmente en Bogotá, quienes en su haber cuentan con toques en lugares tan importantes como lepimp y Armando Records.

Durante dos horas de set, Le Vrokn Conde nos brindó una realización sonora impecable llena de sorpresas y estímulos. Mezclando los sonidos lúgubres y oscuros con beats desesperadamente sexys y lujuriosos, estos dos bogotanos confirmaron que se le puede dar vía libre a la creatividad de la manera más distinguida y refinada logrando así conquistarnos con su exquisita ambigüedad y controlando cada uno de nuestros pasos de baile haciéndonos sentir de alguna manera esclavizados por el ritmo.

Por último, logramos disfrutar del corto pero contundente cierre de LAMAT, nombre bajo el cual el productor y DJ colombiano Kevin Franklin nos deleitó con alrededor de 30 minutos llenos de energía auspiciados por sonidos con una clara influencia de la música house no sin dejar de lado los refinados y minimalistas beats techneros de los cuales surgen cada vez más seguidores a lo largo y ancho de la capital.

No está demás mencionar que toda esta magia se vivió en un emplazamiento especialmente planeado para que el sonido sea protagonista. En (+57), con su cúbico diseño adornado por cortinas barrocas y grandes espejos, a la altura del recinto alumbran dos relucientes lámparas doradas donde como faros se encuentran los encargados de dirigir la experiencia musical detrás de los controladores y se ven los cuerpos de los cientos de asistentes danzar al ritmo del visceral pero tecnológico sonido del estilo musical que se ha hecho ya por varios años a millones de fieles que se deleitan en descubrir la eterna dulzura de ese etéreo pero sublime canto al tiempo y el espacio.

Por: Alejandro González Castillo

Imagen de portada (+57) Club. 

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s