Siete Poemas del Armisticio

El artista aporta al mundo algo que no existía antes, y lo hace sin destruir nada.

John Updike

El pasado 20 de julio, conmemorando el grito de independencia, publicamos nuestro Primer Manifiesto del Armisticio. Allí, los Poetas del Armisticio declaramos la poesía como una forma de memoria histórica del conflicto y de la paz. Declaramos que el arte debe tomar partido en este nuevo camino, lejos de las armas y de la muerte, pero cerca, muy cerca, de la memoria y el recuerdo de nuestros muertos. Recorremos un camino que no es fácil, y encontramos en él la belleza difuminada detrás de lo cotidiano. Personas del común, aquellas que se levantan a diario a trabajar con el anhelo de un mejor país, han sacado algo de esperanza del fondo de sus corazones y, transformándolas en versos, se han convertido en Poetas y Poetisas del Armisticio.

Días de Guerra*
Por: Juan David Morales, estudiante de 7° grado

Con el viento van pasando días de guerra
Días en los que recuerdo
Y me pongo a pensar
 
En cinco minutos es posible lograr
Catástrofe y guerra
Como para muchos matar
 
Quisiera hacer algo y todo poder cambiar
Para algún día
La paz, poder encontrar
 
Para recordar lo que al mundo me llevó a adorar
Poder el aire respirar
Poder a alguien amar
 

*Este poema tiene una particularidad. Es, en rigor, el primer Poema del Armisticio que se escribió después de publicado el manifiesto. Por lo tanto –con excepción de los fundadores– Juan David, de 12 años, es el primer Poeta del Armisticio

Incierta
Por: Martín Lacoste, estudiante de comunicación social (@ChangoRasta)

Te enteras por televisión
Amanecen policías muertos por explosión
Violencia en redes
¿Traición, venganza? Confusión
 
Siendo sensato juzgar no puedes
Que se atreven a señalar, hay quienes
Levantan más polvo que el mismo artefacto
Aprovechan la desgracia, favorecen intereses
 
Maltratado país, sin escrúpulos, sin tacto
Dichoso el mal, en su agenda estos actos
Los deseosos de paz, en silencio, pasmados
 
Altas voces macabras implorando por más impactos
Sus familias, emociones y bienes, intactos
Nosotros en el medio, ya veníamos desarmados

Ahora
Por: Natalia Tracevedo, abogada (@NatyTracevedo)

Sin saber tu nombre
Te pedí en cada cumpleaños
Sin saber tu nombre
Te pedí en cada vela
Prendida
Sin saber tu nombre
Te pedí en cada estrella fugaz
Ahora no tengo más
Milagros por pedir
Ahora no hay más
Plegarias desatendidas
Ahora, no hace falta
Más

Reclutamiento
Por: Ignacio Garnica, fundador de Los Poetas del Armisticio (@_nachodeloyola)

Ojos abiertos desde la alborada
Marchan los vástagos en la penumbra
Su grave canto madrugada alumbra
La mocedad en pleno arrebatada
 
Joven aún para blandir la espada
Húmedos ojos que el terror adumbra
El escarlata de la vid deslumbra
Adorna el lienzo sangre derramada
 
Cañón humeante, valga por escudo
Se aferra yerto a su puño inerte
Muere con él lo que contar no pudo
 
No hay merecer, tan desgraciada muerte
Sabe su hogar que de su amor es viudo
Solo es del pobre la maldita suerte

Carta a un soldado caído
Por: Andrés Aldana, fundador de Los Poetas del Armisticio (@andresaldana)
 
Tenía nueve años, mi mente no creía en la muerte y menos en la muerte violenta, no veía noticias en la tele, jugaba a la guerra, jugaba a matar sin matar, jugaba a disparar sin atinar, jugaba a defender la justicia, una justicia suprema y sin dudas, sin perturbaciones o corrupciones, una mente limpia jugando limpiamente a la guerra, jugaba y disparaba balas de mentiras que en el calor del juego herían y no. Heridas siempre curables, heridas gloriosas y mil cicatrices de guerras imaginarias. Una cortada en la ceja producto de una bomba, una esquirla en el brazo de una granada que estalló en mi mano y mató a dos soldados de plástico, una guerra que no era la de mi país, no eran comunistas contra capitalistas, no eran fascistas contra demócratas, era la guerra de buenos contra malos, solamente.
Te vi caer entre metralla y metralletas, te vi caer en una playa que luego supe se llamaba Omaha, (¿o Juno?), una guerra vieja que todos recuerdan, donde murieron millones por cinco señores, poderosos que decían valer más que niños y mujeres. Te vi caer sin disparar una sola bala, te vi caer al tocar tierra, con tu equipo de campaña, con tu casco y tu cantimplora. Te vi caer, y sufrí por ti, eras el primer hombre que vería caer en una guerra real, una muerte real mediada en blanco y negro, te vi caer y morir en esa playa.
 Eran las 2 de la tarde, un canal rememoraba el evento, el día D le llamaron, el día del todo o nada, el día en que el mundo se detuvo para conocer su destino, un destino hoy incierto pero que continúa en manos de hombres y bestias.
 Mi amigo soldado, te vi caer y no supe tu nombre, aún hoy no lo sé, te he visto al menos unas veinte veces desde entonces, y quise escribirte, lo más probable es que jamás sepa de ti, que nunca conozca tus gustos, tus sueños, tus noches o tus amores, no sé nada sobre ti, solo te vi caer y te marcaste en mi como un símbolo, oh marine oh boy, supongo eras gringo, tal vez canadiense, o inglés por tu casco, no lo sé, solo sé que te vi morir y sufrí, me mostraste tu muerte como la muerte en batalla, fútil, tonta y fugaz, caíste en la arena y no fuiste más.
De tu cuerpo yaciendo entre el dolor y la marea aprendí que la guerra mata hombres de verdad por mentiras de otros hombres, que mata mujeres y niños por tierra y codicia, aprendí entonces que nunca caería en ninguna playa maldita en nombre de una patria, que no tendría patria, que mi tierra no es ya ninguna, que las abandonaría todas por ser lo que soy, un humano, no un número, no una placa, no un minuto de silencio.
Te vi caer y me diste la fuerza para levantarme en tu nombre, para no permitir a otros caer como tú, te vi caer y supe entonces de la bondad y la maldad, mi guerra infantil resultó más gloriosa que todas las guerras humanas, supe que lo bueno es la vida y lo malo no la muerte sino la toma indiscriminada de la vida de otros, nadie muere en la guerra, la muerte es un regalo, un premio para una larga vida, la guerra sólo arrebata sueños, ideas, besos, emociones, arrebata humanidad, arrebata el final.
Te doy gracias, caíste allí, y me has dado tu vida, amigo, prometo no defraudarte, no me conociste, y no sabrás nunca que te estoy eternamente agradecido. En la eternidad de tu silencio retumbara el sonido de nuestros ideales, en tu impotencia persistiré, de tus tripas haré mi corazón, amigo, hoy te saludo.
Tus huesos ya no son, tu mente ha desaparecido y tu vida, fugaz flama ya no es, tu nombre no existe, tu rostro, tus rasgos, tus ojos nunca vi, eres ahora el recuerdo de una lucha diferente, haré un réquiem de tu lánguida silueta, te vi caer soldado tonto, y me hiciste fuerte y digno, y mis lágrimas nunca tocaran tu tumba, y mi vida nunca será la misma pero te vi caer y hoy he de levantarme en tu nombre.
 
Utopía de poetas
Por: Rosario “Charito” Murcia, Maestra
 
Los ríos caudalosos
O los ríos ya secos
Devienen en la memoria de sus aguas
¡Tantos mutilados cuerpos!
La tierra sufre en sus entrañas
La tragedia de sentirse ajena…
Recuerda el abono de la sangre
Con que le sembraron la maleza
 
Los mares rugen en el fondo
Cerca a las balas y el eco de estruendos
Y sus olas con furia limpian
El mecer de muchos muertos
Las ruinas de ciudades destruidas
Tiemblan cada bomba, cada incendio
Sus muros desolados aún escuchan
Voces, llantos, gritos, pavores y lamentos
 
El cielo estremecido gime
Le han robado el azul tranquilo firmamento
Las estrellas se apagaron
Las aves se escondieron
No alumbran ya los astros
Brillan ráfagas de fuego
 
Las madres orando día y noche
Esperan sin descanso en el silencio
El abrazo de vuelta de aquel hijo
Que yace insepulto en otro suelo
Las mujeres tejen y destejen sus amores
Esperando cual Penélope, sus hombres, sus besos…
 
¡Y nacieron los poetas!
Enlazan las funestas memorias
De las arrasadoras guerras
Con sílabas, palabras, metáforas
Epítetos, prosopopeyas, hechas versos
Cada renglón cuenta historias
De esta historia marcada de fríos y de hielos
De sus ausencias, adioses, llantos y partidas
Sin regresos, sin encuentros, sin abrazos
Marcadas por huellas de hondo duelo
 
Sí… ¡llegaron los poetas!
Soñadores de utopías
Portadores de suaves vientos
Reinventores de una paz esperanzada
De un plácido seguro universo
 
¡Entonces cantaron los poetas!
Recreadores pletóricos de ensueños
Convocaron a vigías veladores
De los irreversibles tiempos
A trascender los holocaustos de la historia
Entrelazando letras, palabras, poemas, versos
Constatadores del macabro ayer
Que no ha de repetirse y no muera
Escritos de esperanza, llama ardiente
Porque ella, la esperanza, no ha muerto
 
Paz arrullada entre bambucos y bullerengues
Por: Violeta Mancera Murcia, literata
 
Ignacio dijo que ya la guerra había terminado y que el ruido del fusil se había silenciado.
Yo solo escucho a María silbando sobre sus montes algún recuerdo de bullerengue,
Como un susurro que se cuenta bajito
Como un lazo que se estira de a poco desde las manos antes apuñadas
Pedro dijo que al pueblo ya se podía volver
Yo solo veo a Rosa palpando su cuerpo intacto
Por dentro roto como un colador que filtra con luz las memorias de manos salvajemente amordazadas a ella; cuerpo desterritorializado… ¿a dónde irá a territorializarlo? Quizá saque de su propia tierra los pedacitos para parcharlo.
Rómulo contó que en la ciudad la gente se vistió de blanco para apretar las manos y firmar papeles que contarán ahora sobre Paz…
Yo entonces veo de lejos que Joaquina remienda su tiplecito con tiritas que le quedaron de su alpargata izquierda; la derecha se perdió en el camino de piedra mientras corría monte abajo… solita, en silencio, amarra sus historias a su tiplecito mientras tararea lo que luego volverán a ser canciones tocadas por sus manos campesinas.
Josesito vuelve a paso quedito, con la mirada aguada y el corazón de papel, entonando el bambuco que le cantaba a Cecilita… esa que era su novia antes de que los tiempos terminaran de incendiarse.
Margarita, Margarita, bella flor de la sabana… que Joaquina traiga el tiple, y María y Rosa sus polleras del alto y el medio colombiano.
Aquí Alvarito dijo que sí se puede y que sí se puede…
Yo de lejos, desde muy lejos, desde un rincón atrincherado, cerquita del centro de la ciudad… me quedo con los susurros que entonan los bullerengues y los bambucos, con los cuerpos y las voces que no se vistieron de blanco pero que con sus mil colores van hilando las memorias infinitas en una colcha imparable de remiendos que bailan y cantan entre mares y lagunas, entre tierras y territorios propios-construidos y protegidos por las manos y pies y torsos y voces propias de quienes las van contando…
Desde esta trinchera entonces mientras escucho, y yo misma empiezo a bailar con sus arrullos, me pregunto por La Paz
¿Y quién es Paz?
Paz es la vaca de doña Juana que pasta frente a la casa de mis papás allá en el pueblo que tanto quiero -aunque la ciudad de a poco se vaya trasteando para allá-… Juana la bautizó así para que aprenda a madrugarle a la vida, y para que si llueve, truene o relampaguee ella esté ahí, tranquila, mascando firme entre los verdes o entre los grises.

Estimado lector, si has llegado hasta acá, queremos darte algo más. Fue escrito hace muchos años, pero encarna todo lo que Los Poetas del Armisticio queremos conmemorar. Un hermoso poema compuesto por Manuel Cepeda Vargas, político y poeta. Hace 24 años lo asesinaron durante el exterminio de la Unión Patriótica. Nos dejó en estos versos la memoria histórica de uno de los episodios más oscuros de nuestra nación:

Ave Fénix
 ¿Y por qué
no escapaste
cuando cayeron Jaime,
Leonardo,
Miller?
¿Cuando Teófilo partió en un viaje sin retorno
y Antequera entró en el aeropuerto
y Bernardo lanzó su última sonrisa?
Y cuando aquel desconocido (labriego, obrero, estudiante)
dijo: -Aquí luché, aquí muero.-
Y murió.
 
No hablamos de la cacería del tigre
ni de la flecha contra el águila
sino de un genocidio a la luz del día,
del racimo entregado al sacrificio,
de abuelos, nietos, hijos, madres
que en vano anhelaron tu regreso.
 
… Los árboles
transmiten sus semillas
en el aire.
Las lanzas de Bolívar,
las luciérnagas
de Policarpa
y el aullido
de los libertadores
resucitan con niebla
en la hondonada.
 
Tras la pared de fusilados
invencibles retoñan
los geranios
y deidades anónimas
bautizan callejuelas
del mercado.
 
¿Quizás el exilio
nos habría salvado?
¿Tal vez el asilo
preservaría a Jaime y a Leonardo
cuando el palacio
armó la mano del esbirro?
 
Dejemos al examen del futuro
el error de la lucha, si era bueno
acudir a la cita, si era mejor agazaparse, si el tejido
del tapete gigante debería
llevar un hilo de oro o de topacio
en lugar del cabello aniquilado.
 
Pero
no teorices
sin medir el esfuerzo, la titánica
labor que hace la ola en el océano
ni consigas el titulo con tesis
bien (mal) pagadas
sobre la tumba de los mártires.
Sube un rayo
de luz anunciadora,
una espuma veraz
del fondo oceánico
desde la sencillez
de Jaime
Pardo.

Fotografía por Patrick Tomasso 
Únete al movimiento. Envía tu poema a poetasdelarmisticio@outlook.com

La icónica escena de “La Princesa Mononoke” que tardó casi dos años en dibujarse a mano

Las animaciones del Studio Ghibli no son para verse una vez. Sus fanáticos sabrán que se pueden tardar décadas en descubrir ‘Easter eggs’  y todo tipo

Leer Más »

Soñé que era la noche por David Álvarez

El ilustrador mexicano David Álvarez muestra su fascinación por el trabajo en sombras y luces en esta maravillosa serie sobre la noche.   ‘Soñé que

Leer Más »

One disease en una noche espeluznante

El colectivo One disease nos invitó a compartir del mejor de los sonidos locales en su fiesta de halloween. La noche del 1 de noviembre

Leer Más »