Diseño web enfocado en tus clientes

oncomunicacionvisual.com

Desaforado

¿Y si pudiera justificar la muerte, desde qué lugar mi situaría? Si pudiera hablarle directamente a ella. ¿Si pudiera preguntarle y ésta que me respondiera? ¿Qué le diría? ¿Qué le echaría en cara? ¿Qué le gritaría?

 

Permito que mi cuerpo alucine y concrete en acuerdos con esta imaginaria, permito que mis uñas dejen de crecer y que mis rodillas tambaleen al acercarme ante esta presencia.

Cada pelo caído, cada parte de piel cortada, cada mirada sin mirar, y por sobre todo, cada respiración mal hecha, es el primer encuentro hacia esta muerte latente, frustrante y ansiosa que tengo.

Arrojando huesos, desprendiendo sabores, dejando en rutas pedazos de mi cuerpo, me siento llorona, me siento olvidada, me dejaron de querer, me olvidaron y sin más preámbulo me dejaron caer en la autopista de la soledad, es así de sencillo, es así de crucial, todo tiene sentido cuando este cuerpo se desvanece, todo toma color cuando este cuerpo se hace parte del océano y que cada lagrima fomente más playas.

Es así como me compongo, como alucino y como sufro, desgarrándome los muslos y quebrándome los pies, es así como amo, es así como quiero amar, es así como me mantengo al margen y mi sexo y mis besos son vacíos, es así como mi ano se abre porque se debe abrir y mi corazón se cierra porque no quiere sufrir, es así como acciono mis días, alucinando con un otro metiéndome con otro, amando a uno y entregándome a dos, besando a cuatro y acariciando al aire.

Siguiendo tu ruta, recordándote, queriéndote y preguntándote cosas. ¿Es así? Tal cual cómo se dice, ¿es así de feroz como lo fue contigo, cómo es la muerte? ¿cómo te enfrentas a ella? ¿desde qué lugar asumes tu partida? ¿hasta qué lugar viajas? ¿y cómo viajas? ¡Ay amigo te fuiste en tan malas condiciones! Te fuiste creyendo estar acá, ay amigo te fuiste dejando muchos proyectos y muchas creaciones. Te sigo en tu ruta, te hago un silencioso traslado, una marcha fúnebre en tu ciudad, en tus sitios.

Amar como se quiera amar, romper ligamentos, desaforar almas y ojos. Percibir al otro desde un lugar macro, elegir muy bien las rodillas que deseamos sostener. Emancipo mis costillas y realizado trazados en tratados internacionales de lujuria.

Baño mis pies en leche in-materna, porque la materna viene con ese amor infinito, al cual no podemos comparar, lavo mis uñas con vaivenes multicolores, sostengo lámparas bizarras de casas antiguas que no desean desaparecer. levanto las piernas para acallar mis articulaciones, simultáneamente escribo en la arena música carente de sonido.

Señalizo las paredes antes de entrar a una casa, así consigo dormir en las habitaciones a las cuales fui convidado, marco y remarcó los nombres de los cuales serán amores pasados, amores futuros, continuados y des-continuados, amores lavados, amores perros, amores transandinos, amores cordilleranos y amores marítimos, esos son los que más me gustan. Cáncer superficial.

Cierro persianas y callo alarmas de autos, desordeno un poco la cama, y me lavo los dientes principales de mi placa. Mantengo teles encendidas y aprieto constantemente el aerosol de lavanda. Sostengo con las rodillas platos de porcelanas de mis ancestros, junto cucharas y servilletas ajenas, floreros sin flores  atrapó con los dientes, encerrando entre mis costillas manteles de mesas extranjeras y visibles terroristas de estado. Trepo en las tibias de asesinos en serie y reconozco mediante los medios a mis futuros amantes.

Recuerdo como te mencionaba cuando hablaba de ti, recuerdo como mantenía mi boca  abierta hablando de ti, percibo mis secuencias de movimientos involuntarios al comentar algo de ti, cito actitudes que ya están tan alejadas de este cuerpo secante, ha pasado tanto tiempo y que loco es traerte a mi mesa ahora, que estarás haciendo, en qué lugar de tu casa estarás, de qué manera me recordarás, ¿será como yo te recuerdo? ¿que miraban tus rodillas en mi cuerpo? ¿cómo mantendrás tus costillas activas pensando en mis pulgares? En esos que por momentos recorrían tus abdominales y piernas adoloridas, adoloridas de tanta carga, ¿cómo estarán tus hombros después de tanto tiempo? ¿cómo se encontrara tu pene después de tanto tiempo sin mi boca y manteniendo relación con otras? ¿crecerá tu pelo como se suponía que crecía al estar apoyado en mi pecho? En ese con cicatrices que jamás te molestaron o que quizás actuaste que no te molestaban.

Reorganizo mis papeles, mis documentos y mis principales agendas de mis días y en especial de mis noches, recurro a mis antiguos escritos para poder generar algo de vida, ya que mis tobillos están medios ebrios de tanta lucha, mis manos no se están comportando como antes, cada respiración deja asomar algo que en un futuro no muy lejano dará que hablar, será que seré uno de los primeros que sufrirán cáncer de amor, dicen que todos los cánceres son por amor, por falta de ello o por un exceso de este mal que ha matado a varios del siglo pasado, en este siglo ya no es una noticia, sentirse parte de un tsunami, querer romper todo, llevarse vidas y volver a la calma.

Me siento, me paro, me excito y por momentos me muero. Es tan transitable este hábitat, es tan asquerosamente sanador, como una buena luxación de rodillas, de apoco mis manos comienzan a sensibilizar armonías y flujos internos, de momentos las aguas retroceden al punto de no querer bajar más, en los acantilados estoy yo buscando respuestas, queriendo comprender como funciona mi cuerpo y por sobre todo tratando de encontrar las palabras coherentes para describir la dulzura que tienen mis ojos cuando me veo las plantas de mis pies.

Flores eternas crecen en mis axilas y brotan jugos sexuales de mis oídos, compongo frases elocuentes y otras sin significado, en mi necesidad de relacionarme con los otros me cierro a todo tipo de comprensión lectora, jugando a ser tonto es como me gusta estar, jugando a tener tres brazos es como me gusta caminar en rutas subterráneas en donde la gente pasa, se calientan por roces.  No dicen, ni actúan en crear nuevas rutas. yo bajo tierra soy otro, uno más eficaz y mucho mas morboso.

Vengo de un lugar en donde las piernas fueron cortadas, mutiladas, torturadas,  fragmentadas y lo peor olvidadas. Vengo de un territorio geográfico seco y a la vez mojado, vengo de un lugar sagrado en donde los cuerpos aún siguen desaparecidos, en donde las miradas siguen enfocadas al suelo. Vengo de donde las rodillas siguen flexionadas y descolocadas, vengo de donde el color de piel aún sigue siendo tema de conversación, en donde los rasgos y tu memoria ancestral es mejor perderle. Desde este lugar de donde provengo  movilizo, activo mis músculos y lleno mis pulmones de accionares físicos de los olvidados, de los perdidos y de los que decidieron desaparecer, en mi cuerpo está relatado mi historia, en mis movimientos están recalcados las luchas, los movimientos sociales y las pérdidas de territorio.

En mis huesos están las articulaciones de un pueblo que decide no moverse, en mi gestos, en mis huellas y en mi ruta esta mi danza que se compenetra en la simetría de una historia, mi cuerpo es cómplice y protagonista de una historia verídica, que desea olvidarse, como si se tratara de una secuencia carente de fluidez, o de un rito sin ritualidad.

Por Jorge Yañez
*Convocatoria Permanente

Arte

Instagram como galería de arte o de cómo perder el tiempo con sentido

Dos personas sentadas en el metro, no se conocen, una de ellas tiene un teléfono en las manos y desliza el pulgar constantemente, deteniéndose pocas

Agenda

Ciclo de conciertos corales en los museos de Guayaquil

En el marco de la celebración del Día Mundial de la Música se realiza el Ciclo de Conciertos Corales en los museos de la ciudad.

Agenda

“No todo lo que brilla” de María José Argenzio en el MAAC

A partir del 14 de Junio y hasta el 14 de Julio el Museo Antropológico y de Arte Contemporáneo (MAAC) del Ministerio de Cultura y