Diseño web enfocado en tus clientes

oncomunicacionvisual.com

Instagram como galería de arte o de cómo perder el tiempo con sentido

Dos personas sentadas en el metro, no se conocen, una de ellas tiene un teléfono en las manos y desliza el pulgar constantemente, deteniéndose pocas veces para darle un doble golpecito a la pantalla sobre la cual se muestra una imagen, esta persona ha demostrado su agrado hacia lo que ha visto. La persona al lado, con evidente instinto voyerista, espía casi inconscientemente esa pantalla, ve sus movimientos y se da cuenta de lo aburrido del contenido que consume: platos de comida poco atractivos, bebés, pretensión, falsedad, más bebés, gente ‘superficial’, gente que “vende” cosas, ostentación y fotos familiares que no suyas. La persona con el teléfono en sus manos revisa su cuenta en Instagram y quien le espía soy yo.

-La mayoría somos conscientes de la enorme cantidad de tiempo que gastamos en las redes sociales, algunos dejaron de usarlas, otros no pueden dimensionarlas como un suceso significativo de nuestra época y habremos algunos, carentes de voluntad, que preferimos optar por adaptarlas a nuestras necesidades.

Hace aproximadamente un año decidí no tener dentro de mis contactos a personas que no compartieran contenido de mi interés, parece una obviedad, pero otros prefieren seguir a sus familiares y conocidos por compromiso. Así fue como llené mi feed de Instagram con obras de arte de distintas corrientes, fotos de ciudades y campos (tomadas por fotógrafos reales), ilustraciones, animaciones en 2D y 3D, escultura digital, dibujo anatómico, músicos, dj’s y bodegas de vinos. ¿Por qué un acto de practica casi inconsciente debería estar cargado de información relevante,  placentera? Porque de este modo se nutre la necesidad de consumir arte, de artistas vivos y muertos, digitales y clásicos, desconocidos y famosos, amateurs y profesionales. Con sólo entrar al perfil de algún artista e indagar sus primeras publicaciones se puede ver su progreso, logros, bajezas, podrían verse incluso sus sentimientos, fortalezas y los cambios en su trabajo.

Estamos ante un formato mínimo, en comparación a un cuadro de pintura en vivo o una ilustración digital impresa, pero podríamos poner del otro lado de la balanza el que no necesitamos un nuevo espacio físico ni movilizarnos demasiado para poder apreciar algo de ‘buen gusto’, que nos complazca y sacie nuestra idea individual y subjetiva de belleza. Con esto no trato de instar al sedentarismo, visitar museos y galerías debería estar inculcado en la humanidad desde la infancia, solo le doy un punto a favor al hecho de poder acceder a ese contenido desde la extensión de nuestra mano, el móvil, celular, smartphone o como deseen llamarle.

Particularmente opto por seguir a quienes crean imágenes surrealistas o plasman ideas distópicas, uno de mis artistas favoritos es Mike Winkelmann a.k.a Beeple Crap, un diseñador que hace un par de años decidió generar una imagen diaria, acto copiado por otros diseñadores y artistas para nuestro placer. Un recurso utilizado por Beeple que se ha vuelto tendencia es hacer alegorías existencialistas, ubicando pequeñas personas de cuerpo entero dentro de paisajes futuristas o irreales para demostrar la magnitud de los espacios. Nos encontramos ante la era del render, que significa generar una imagen inteligible para el humano a través de información digital; uno de los software más usados para llevar esto a cabo es Cinema 4D, que permite esculpir, animar, iluminar, texturizar y renderizar todo dentro del mismo programa.

Como buen amante del lowbrow, otro artista visual para recomendar es Nychos, quien expone la anatomía humana y animal de una forma posiblemente caricaturesca y no se cohíbe de utilizar cualquier soporte como murales, puertas, pedazos de cartón, donde pinta con aerógrafos o acrílicos. Seguir hashtags como #lowbrowart, #conceptartists, #motiongrphics, por nombrar algunos de mis favoritos, nos ofrece las imágenes que deseamos ver, muchas veces obviando incluso al nombre de quién las crea.

Dentro de toda esta parafernalia moderna también hay cabida para las Bellas Artes, el arte contemporáneo y la abstracción tienen un lugar importante dentro de las redes sociales debido a su facilidad de comercialización. Las galerías reales y curadores entendieron rápido la necesidad de adaptarse a los medios digitales para la mercantilización de las obras.

Esto nos lleva a recordar la importancia de la comunicación digital dentro de la difusión artística, un hecho del cual, a estas alturas, suena casi imposible despegarse. Mientras tanto, nuestro rol como consumidores de contenido audiovisual, se centra en la selectividad individual y en discernir qué tipo de contenido dejaremos para nuestro disfrute.

Por Anthony Marquez
@anthony.marquez8

Arte

Instagram como galería de arte o de cómo perder el tiempo con sentido

Dos personas sentadas en el metro, no se conocen, una de ellas tiene un teléfono en las manos y desliza el pulgar constantemente, deteniéndose pocas

Agenda

Ciclo de conciertos corales en los museos de Guayaquil

En el marco de la celebración del Día Mundial de la Música se realiza el Ciclo de Conciertos Corales en los museos de la ciudad.

Agenda

“No todo lo que brilla” de María José Argenzio en el MAAC

A partir del 14 de Junio y hasta el 14 de Julio el Museo Antropológico y de Arte Contemporáneo (MAAC) del Ministerio de Cultura y